Política ambiental eficaz para una economía verde y sustentable

Política urbana hacia ciudades competitivas, con alta calidad de vida y baja huella ecológica.

Conservación de la biodiversidad, Áreas Naturales Protegidas terrestres y marinas. Deforestación cero al 2030. Alianzas público-privadas en agua y residuos.

México debe asumirse como líder en materia climática, transición energética y deforestación cero, en el contexto del cumplimiento de sus compromisos de cambio climático ante el Acuerdo de Paris. Es preciso crear la Oficina de la Presidencia de la República a cargo de la coordinación de la política de cambio climático en materia de mitigación y de adaptación.

La conservación de la biodiversidad debe asumirse como columna vertebral de la política ambiental y de sustentabilidad. En ese sentido, es preciso fortalecer y ampliar el sistema nacional de áreas naturales protegidas; dotar de autonomía y más presupuesto a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y transformar la CONANP en entidad descentralizada.

México es un Estado sin Tierra, ya que el patrimonio territorial del Estado se perdió casi totalmente durante el proceso de Reforma Agraria del siglo XX. Es indispensable reconstituir un acervo de tierras públicas en Parques Nacionales y Reservas de la Biósfera, de tal forma que se garantice la conservación a perpetuidad, el acceso y uso público, y sinergias con un turismo ecológico sustentable que beneficie a los pobladores rurales, como ocurre en Costa Rica, Estados Unidos, Canadá, Panamá, Chile y muchos otros países.

Debe asegurarse que al menos 25% del territorio nacional terrestre este protegido, y garantizar que 10% del territorio marino este protegido con exclusión total de pesca comercial.

Cambiemos exige construir una red de corredores biológicos entre áreas naturales protegidas prioritarias mediante pago por servicios ambientales, áreas naturales protegidas específicas, y fomento a actividades agroforestales.

Deben establecerse sinergias entre políticas de desarrollo agropecuario, y de conservación de la biodiversidad en tierras rurales, reorientando los subsidios al campo para constituirlos en inversiones en el capital natural de México mediante la modalidad de Pago por Servicios Ambientales a los propietarios de tierras, en especial a los más pobres, en áreas prioritarias para la conservación.

El gobierno federal debe asumir el mandato de deforestación cero para el 2025 mediante el escalamiento en los esquemas de pago por servicios ambientales, vigilancia, aplicación de la ley, y pagos a los propietarios de bosques manejados de manera sostenible.

Es indispensable promover sistemas de certificación ecológica a productos forestales sustentables y como mecanismo de captura de carbono.

Cambiemos exige establecer programas eficaces de rescate y reintroducción de especies. En su caso, a través de pagos a los propietarios rurales involucrados.

Deben coordinarse las políticas de seguridad ciudadana y lucha contra el crimen organizado en zonas prioritarias para la conservación de especies.

Es vital profesionalizar y desarrollar a la Gendarmería Ambiental como Cuerpo de Policía especializado en vigilancia forestal y en áreas naturales protegidas, en coordinación con la PROFEPA.

Es urgente promover una regulación ecológica de la pesca e impulsar cambios normativos en la legislación y administración de pesquerías para que las actividades pesqueras tengan concesiones o permisos territoriales comercializables, otorgados a cooperativas, organizaciones y empresas, y bajo cuotas de observancia estricta y condiciones de certidumbre a largo plazo.

Fotografía: CODEMAR

Es crucial establecer grandes áreas naturales protegidas marinas y de exclusión pesquera en el Mar de Cortés y en otras zonas marinas prioritarias, así como declarar santuario marino a todas las aguas del Caribe mexicano.

El Estado debe comprar y retirar embarcaciones y motores, y derechos, permisos o concesiones de pesca en zonas vulnerables y sobre-explotadas.

Es preciso reorientar todos los subsidios, en especial a los combustibles marinos, hacia la capacitación de pescadores en nuevas actividades o en apoyos directos al ingreso durante la transición.

Debe crearse un sistema de certificación ecológica de productos pesqueros sustentables.
Es vital dotar de nuevas capacidades de vigilancia marina, con personal y equipamiento a la Guardia Costera de la Secretaría de Marina-Armada de México y a la PROFEPA.

Cambiemos considera prioritario articular un Sistema Mexicano de Recuperación y Reciclaje de Materiales Secundarios (Residuos de envases y empaques), financiado por las empresas productoras de bienes de consumo (bebidas, alimentos y otras); nuevas empresas de recolección, acopio y reciclaje, e iniciativas para formalizar y dignificar el trabajo de los recolectores y seleccionadores.

Es fundamental promover incentivos para la recolección y reciclaje de materiales de escaso valor en el mercado, y diseñar una política industrial para el reciclaje.

Deben prohibirse los plásticos de un solo uso, y prohibirse la producción y venta de otros empaques y envases que no tengan garantía de reciclaje o de aprovechamiento energético.

Es preciso desarrollar proyectos de termo-valorización, de plantas generadoras de electricidad a partir del aprovechamiento energético de la basura en grandes ciudades.

En materia de agua, es necesario codificar el Derecho Humano al Agua, en términos de un servicio público de calidad 24 horas y 7 días a la semana, drenaje y tratamiento de aguas residuales, reuso, y abastecimiento ecológico a ecosistemas acuáticos.

Deben transferirse a PROFEPA las facultades de inspección y vigilancia en materia de aguas residuales con las capacidades técnicas, presupuestarias y legales necesarias, y diseñarse un sistema de incentivos, derechos y sanciones a los municipios y empresas en cuanto a descargas de aguas residuales en cuerpos federales (continentales y marinas).
Es inaplazable crear una entidad reguladora del servicio público de agua para las ciudades de México (indicadores de desempeño, calidad y continuidad del servicio, medición y eficiencia física, tratamiento de aguas residuales, autonomía y gobierno corporativo de organismos de agua, profesionalización en los organismos operadores, consejos de administración, participación de usuarios, fijación flexible de precios y tarifas, y subsidios focalizados a los más pobres con un esquema de vales).

Cambiemos considera esencial promover alianzas público-privadas en los sistemas de agua de las ciudades de México.

Es preciso desarrollar proyectos para restaurar cuencas prioritarias profundamente degradadas, como es el caso de la cuenca de Lerma – Chapala, Xochimilco y Chalco (a través de alianza federal con la CDMX), y la desembocadura del Río Colorado.

Debe diseñarse un sistema público y confiable de monitoreo en tiempo real de la calidad del agua en playas de interés turístico, y en ríos prioritarios, y revelarse públicamente tendencias en la contaminación del agua en los principales ríos, lagos y aguas costeras del país.

Es necesario eliminar subsidios a la electricidad para bombeo agrícola de aguas subterráneas, y sustituirlo por un esquema equitativo de apoyos directos al ingreso.

Es urgente diseñar y aplicar políticas para eliminar la sobreexplotación de acuíferos subterráneos, mediante nuevos sistemas de regulación y monitoreo y cobro por el uso de aguas nacionales.

En cuanto a vigilancia y aplicación de la legislación ambiental, debe hacerse de PROFEPA un organismo descentralizado, profesionalizado, y con órgano consultivo ciudadano que apoye y revise sus acciones y programas.

Es necesario establecer un procedimiento único de inspección y verificación en la LGEEPA y especificidades concretas en leyes sectoriales, actualizar y modernizar el procedimiento administrativo, y permitir que los denunciantes participen como coadyuvantes de autoridades en el desahogo de los procedimientos.

Igualmente, deben crearse salas especializadas en materia ambiental dentro del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, y procedimientos de decisión basados en información científica, económica y técnica objetiva.